15 de julio de 2014

PENSAR NO SIRVE PARA NADA


Precisamente hace poco le comentaba a una de estas nuevas amigas que haces en la clase de postparto que siempre había soñado que cuando fuese mamá por las noches, antes de ir a dormir, pondría música relajante, luz tenue y le daría masajes al bebé con olores de esos que te transportan... 

¡Pues nada más lejos de la realidad! Alexandra nunca se ha dejado hacer masajes. Poco a poco va tolerando que la toquen pero siempre ha sido un drama (sobre todo de la barriga para arriba). En cuanto sale de la bañera tan solo llora desesperadamente para que le de el pecho y se pueda ir a dormir. El simple hecho de vestirse ya es un drama. ¿Así que dónde han quedado esas imágenes idílicas estableciendo lazos materno-filiales? 

Si una cosa me ha quedado clarita desde que parí es que pensar no sirve para nada. Como mucho para perder horas de sueño. 

Según leí en un libro de Punset realmente no sabemos imaginar el futuro. Tan solo lo construimos a través de imágenes que hemos visto en el pasado. Es decir, que a falta de experiencias propias en todo lo que es relativo a la maternidad mis ideas y expectativas estaban basadas en el imaginario televisivo que llevo tragando desde temprana edad. Y esa lección sí que la aprendí hace tiempo ¡en la tele todo es mentira! 

En el último año hemos vuelto a casa contra todo pronóstico, hemos vivido un parto para nada imaginado y la crianza de nuestra hija tampoco está resultando lo que habíamos imaginado antes de estar embarazada, como ya os conté. Esto no es nada malo, tan solo diferente. Pero ya se sabe que cuanto más altas son tus expectativas desde más alto es la caída

Así que desde un tiempo a esta parte mi nuevo mantra es: "pensar no sirve para nada" Y me quedo más ancha que pancha. Que no sé como nos han educado que nos pasamos el día pensando en las musarañas pero amigo, como dijo el sabio: "la vida es eso que pasa mientras tú haces otros planes".

22 comentarios :

  1. La Acción, no el Pensamiento, nos conduce a la Pasión, pues es donde suceden las emociones.

    ResponderEliminar
  2. Hay una palabra, que me dijo un día un profesor, pero no consigo recordar, que define eso que tu cuentas. El hecho de imaginar algo y que en tu mente sea maravilloso y a la hora de hacerlo realidad salga un churro, porque nunca sale nada igual en la vida real que en tu mente.
    Yo esta mañana después del baño le he puesto cremita a Alex mientras receba para que no llorase, la verdad es que hoy se ha portado! Solo ha gruñido un poquito hahaha
    :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para evitar churros pues mejor sobre la marcha y cuando Àlex quiera pues ya le hacemos masaje ;D

      Eliminar
  3. Yo también idealizaba en el embarazo,al igual que tu, y con lo de los masajes incluso me baje un manual para hacerlos pero no le gustan nada de nada jajaja;pero al final nos adaptamos a la realidad estupendamente,y tiramos para adelante...yo soy de darle muchas vueltas a las cosas y es verdad que pensar no sirve para nada,yo ahora me quedo con soñar y vivir el día a día :-)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cuestión es esa, que al final nos adaptamos estupendamente al día a día y entonces te das cuenta del tiempo que has perdido pensando tonterías :)
      Sigue soñando y viviendo que me encanta!! ^^

      Eliminar
  4. Muy buen post Moon. Las expectativas no dejan ver y disfrutar todo lo que pasa mientras añoramos que las cosas fueran diferentes. Es triste e injusto así que al lio :) porque lo imprevisto y lo inesperado sabe mucho mejor. Petonets a l'Ale maca. Ches

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ches! Como bien dices: al lio!!! :D

      Eliminar
  5. Efectivamente somos malísimos imaginando expectativas...yo también comprobé todo lo que dices: durante mis paseos embarazada mi imaginación volaba. Me veía a mi misma, recuperada y de punta en blanco paseando a Amanda en su Bugaboo JA JA JA. Amanda odiaba literalmente el carro, como si tuviera pinchos, y yo con suerte podía ducharme pero de ahí a arreglarme el pelo y tener ganas de ello JA JA JA. ¿Y recuperada?Han pasado 4 años y ahora es cuando casi peso lo mismo que antes del embarazo. Casi.
    Como dices pensar no sirve de nada, yo ya no lo hago..."cuando lleguemos a ese rio ya cruzaremos eses puente" digo a menudo, o "ya lo pensaré en ese momento", porque da igual lo que imagine, pasar´lo que pase.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta tu frase!! Recordaré usarla pq lo resume TODO!!! :*

      Eliminar
  6. Yo, desde que tuve a la niña, le digo a todo el mundo que no haga planes, hay que vivir el presente, porque ellos también tienen algo que decir (a su manera).
    Un besote!
    Marialu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muy buen consejo! Me encanta eso de que ellos también tienen algo que decir :)

      Eliminar
  7. Totalmente de acuerdo contigo, la maternidad nos pone los pies en la tierra y nos hace tragarnos muchas palabras jeje. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí! Aprendes a ser más tolerante con los demás y contigo misma pq donde dije digo digo diego ¡hahaha!

      Eliminar
  8. y cuanto más intentes seguir un camino, más se empeñará el niño en tomar el contrario, es ley de vida x)

    así que a dejar los libros y jugar a la negociación y a conocerse mutuamente, día sí, día también ^^

    p.d. ya te he dicho que yo fui de esas niñas que no querían que las toquen y escupía la teta, pero que mi hermana ama ser sobada y creció lozana a punta de LM, no? no hay recetas, definitivamente, ni siquiera dentro del mismo vientre xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Toda la razón! No he podido comprobar todavía los cambios de un hermano a otro pero me lo creo a pies juntillas. Lo que ahora funciona quizás mañana no y viceversa
      ¡Me encanta! ¡A jugar y a conocerse! ;)

      Eliminar
  9. Yo no sé si es que lo de mala madre sin expectativas ya me venía de serie o qué, pero el caso es que durante el embarazo no imaginaba cómo sería esta etapa de post parto y primeros meses con mi bichilla ¡y es mejor y más fácil de lo que pensaba! Al no haberme hecho ilusiones, y haber huido de los tópicos de la maternidad desde mi primer llanto por el dolor de la lactancia, creo que todo me ha sido más fácil de asumir no me he llevado sospesas insospechadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues todo eso que tienes ganado ¡qué suerte! Las que somos de darle mil vueltas a la cabeza acabamos mareadas :(

      Eliminar
  10. Yo era incapaz de imaginarme mi maternidad cuando estaba embarazada, y ahora aque estoy en mi segundo embarazo, a pesar de la experiencia, tampoco soy capaz de hacerlo.
    Poco a poco creo que te irás acostumbrado a no darle tantas vueltas a la cabeza y a no pensar las cosas, o más bien, a no idealizarlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que los niños te enseñan a vivir más el día a día y dejarte de pajarear tanto ¡hihi!

      Eliminar
  11. es cierto, además en el tema maternidad que está muy mitificado se ve muy bien. yo me he negado siempre a leer libros de crianza y a ir descubriéndolo todo poco a poco, eso me ha costado tardar más en llegar a alguna cosa pero no me arrepiento porque he llegado segura de mí misma a todas mis conclusiones, mi método es prueba-error hasta dar con lo que funciona con victor. a mí me gusta porque no me limita pero reconozco que no es lo más usual.
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que yo soy de las que se leen los manuales de instrucciones ¡hahaha! Pero tampoco me parece esencial leer libros de crianza. Aunque como dices tu quizás es una manera de reconocer más fácilmente depende de qué.
      Aunque el imaginario sobre la maternidad no creo que venga tanto dado por los libros como por el cine y la televisión y yo soy muy peliculera ¡hehehe!

      Eliminar

Blogging tips