15 de abril de 2013

MARRAKECH


Estos días en que parece no llegar el final del duro y largo invierno polaco si me dijeran que me puedo ir unos días de escapada a un lugar que yo elija, seguramente diría Marruecos.

El año pasado por estas fechas tuvimos el placer de poder visitar durante unos días Marrakech y nos encantó.

El mejor plan: perderse, relajarse y descubrir 

Marrakech es una de las ciudades más importantes de Marruecos, su nombre significa Tierra de Dios en árabe y es el principal atractivo turístico del país debido a sus numerosos monumentos Patrimonio de la Humanidad.

Tan solo aterrizar en el país te dejas llevar por un torrente de nuevas sensaciones: el clima, los olores, el alboroto,…

Callejear es todo lo que hay que hacer. Perderse por el infinito Zoco, donde en un principio lo comprarías todo. Aunque creo que la mejor técnica es intentar frenarse todo lo posible, ya que después acabas empachándote de miles de tiendecitas todas iguales y acaba resultando una buena técnica para no acabar comprando compulsivamente.

El regateo es todo un arte que ha llegado a extremos exageradísimos, donde ellos te dan un precio inicial que te deja atónita y del cual puedes llegar a rebajar hasta la mitad o incluso tres cuartas partes.

Aquí es donde descubrí por primera vez el aceite de Argan para cosmética. Lo venden en todas partes y representa que cuanto más bueno menos burbujas hace al agitarlo. Es un aceite regenerador que durante siglos han utilizado las tribus bereberes del suroeste de Marruecos como componente básico de su dieta, medicina y salud. A principios de los años noventa se descubrió tras análisis químicos sus valiosas propiedades nutricionales y dermatológicas.

Centro neurálgico de la ciudad es la bulliciosa plaza de Yamaa el Fna, rodeada casi por todos lados de los zocos y la cual se va transformando conforme pasa el día. Desde por la mañana, donde podemos tomar un rico zumo de naranja, a por la noche, cuando se instalan las paradas de comida con sus camareros que insistentemente intentan captar a los turistas. Aunque a nosotros nos gustó más la experiencia de comer en aquellas paradas donde no habían turistas. Quizás la comida era más pobre pero el precio infinitamente más barato y más experiencia gastronómica.

No hay que dejar escapar la oportunidad de poder alojarse en un Riad (los hay de todos los precios y condiciones) y disfrutar por unas pocas noches viviendo perdido por una de sus enrevesadas  callejuelas. Así como recomiendo aprovechar para darse un buen masaje en uno de los múltiples spa que la ciudad ofrece a muy buen precio (también negociables)



























14 comentarios :

  1. uauuu qué pasada de fotos! las has hecho tú!?!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Síii! Entre yo y mi marido... siempre andamos peleándonos por la cámara ¡hahaha!

      Eliminar
  2. M'encaaaanten les fotos de nit, plenes de llumetes!!
    Tot i que jo preferiria que si et vinguessis al Mediterrani si poguessis viatjar!

    T'estimo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Les fotos de nit sempre donen un rotllet molt especial ,)
      ¡Jo també t'estimo!

      Eliminar
  3. Qué reportaje más fantástico… Si me apetecía ir a Marruecos ahora me apetece más.
    En la lista de pendientes!!!
    Vir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias!
      De verdad que es totalmente recomendable: cerquita y económico hay todo un mundo exótico que nos espera #muyfan

      Eliminar
  4. Muy interesante, y ¡que buenas fotos! debiste marcarlas porque estás te las van a coger seguro.
    Dan muchas ganas de visitarlo, uno de tantos sitios pendientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón ¡soy un desastre!
      Siempre se me olvida firmar... ¿pq serà?
      En fin... me alegro mucho de que te gusten .)

      Eliminar
  5. Preciosas imagenes, me transportan, me llevan, me inspiran y me encantan!! Una entrada mágica.

    Amina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Amina
      Todo un placer para mí tu comentario
      ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  6. Preciosas las fotos,reflejan muy bien como es el sitio,te lo imaginas perfectamente,me encantaría conocerlo,me lo apuntaré para futuros viajes.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Apunta! ¡Apunta!
      A mi personalmente me encanta y no hace falta ir a la otra punta del mundo ,)

      Eliminar
  7. ¡Muy buena crónica de viaje y las fotos, impecables! Siempre he querido visitar Marruecos y en especial Marrakech, tal vez algún día :)

    Saludos desde Budapest

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un viaje que tenía entre ceja y ceja hasta que un día una amiga me comentó que se iba unos días y me acoplé totalmente ¡hahaha!

      Eliminar

Blogging tips